Sigue estos cortos consejos y nota la diferencia!


Lo primero es mejorar tus canales de comunicación, lograr que a través de estos medios tus empleados o integrantes del equipo tengan la dinámica de trabajo muy clara y sepan que hay espacio para todos y que todos participan en iguales condiciones, es decir, debe ser un esquema de comunicación fluido y equitativo.

Sé asertivo, recuerda que asertividad es la habilidad que tenemos los seres humanos de defender nuestras posiciones o ideas mostrando respeto por lo que piensan los demás, es decir, expone tus puntos de vista de forma tranquila, sin agresiones y escuchando lo que los demás tienen para decirte, si bien eres el jefe, recuerda que tu equipo de trabajo tiene mucho por aportarte, seguramente entre todos harán un trabajo estupendo.

Genera una cultura de respeto, somos humanos y eso quiere decir que todos somos diferentes, la diferencia implica que nuestras formas de actuar, reaccionar y pensar son distintas, la diferencia implica respetar la forma de vida de todos nuestros compañeros de equipo, al generar una cultura de respeto podrás hacer que tu equipo de trabajo sea más dinámico, creativo y sobretodo, más productivo.

Por último, fomenta la transparencia, todo el tiempo estamos expuestos a que algunas cosas no salgan bien, es normal cuando realizamos cualquier tipo de trabajo, si conocemos un problema de manera temprana tenemos muchas más posibilidades de solucionarlo en menor tiempo, y por supuesto las consecuencias serán menores si actuamos con prontitud, inculca a tus profesionales que todos los problemas tienen solución y que tú, como líder del equipo, estarás ahí siempre dispuesto a ayudar. Verás que el nivel de confianza de tu equipo será cada vez más alto.

imagen: Designed" class="redactor-linkify-object">http://www.freepik.es/vector-gratis/jefa-liderando... by Freepik